No soy dueña de casa. Jamás lo he sido. Toda mi vida de adulto la he vivido de inquilina. Una cosa que he descubierto sobre los alquileres es que sufren de "beige". Sabes de lo que hablo, ¿no? Parece que los propietarios por todo el país decoran sus casas y apartamentos de alquiler en tonos beige para que combinen con todo. Yo NO amo el beige. Me parece más que aburrido, pero cuando vivo en una propiedad ajena, ¿cómo se supone que debo cambiarlo sin perder mi depósito? Resulta que es muy sencillo. 

1

Tapetes

photo: iStock

Tapetes bellos como este pueden transformar un espacio, y a diferencia de las alfombras, cuando te mudes de hogar, te las puedes llevar contigo. 

2

Plantas

photo: iStock

Embellece un lugar sencillo con plantas de verdad. Se ven lindas y son muy buenas para el aire que respiras. Esta planta colgante me parece muy inspiradora. 

3

Papel tapiz removible

photo: iStock

El propietario no te permite pintar las paredes, o a ti no te interesa tener que volver a pintarlas color beige si te mudas. Entonces mejor usa papel tapiz removible. Tendrás paredes a la medida ¡en un instante!

4

Cortinas

photo: iStock

Si tu vivienda de alquiler tiene instaladas persianas comunes y corrientes, entonces seguramente no podrás quitarlas. Pero puedes hacerlas lucir mejor colgando cortinas sobre ellas. 

5

Muebles pintados

photo: iStock

Solo porque no puedes pintar las paredes no quiere decir que no puedes divertirte con un poco de color. Puedes crear bellos muebles pintados para darle vida a tu hogar.