Si eres de las que tienes la suerte de tener a la familia cerca ya sabes lo divertidas y angustiantes que suelen ser las fiestas de fin de año, en especial cuando llega la hora de comprar los regalos. Sin embargo, hay maneras de quedar bien sin quedarte en la bancarrota.

Aquí tienes unos tips infalibles para quedar como una reina con presupuesto de mendiga.

photo: iStock
1

Comienza a comprar lo más pronto posible

photo: iStock

Si puedes resistir la tentación de guardar regalos que sabes que tus seres queridos van a adorar, cómpralos cuando veas algo para ellos y guárdalo. Si logras adquirir cosas más costosas cuando están en oferta, tu cartera te lo va a agradecer y quedarás como una mujer generosísima.

2

Decidan con tu familia a quiénes se van a regalar

photo: iStock

Quizá entre los grandes acuerdan que es mejor solo dar regalos a los familiares más cercanos, como pareja, hijos, papá y mamá. Por eso te digo que hay que conversar primero.

3

También es posible que decidan enfocarse en los más chiquitos de la familia.

Después de todo, son ellos los que más disfrutan la Navidad.

4

Para los grandes pueden hacer algo divertido

Como el amigo secreto (Secret Santa) o regalos cómicos de poco valor.

5

También puedes ofrecer tu tiempo

O hasta demostraciones de buena voluntad. Aquí tienes unas ideítas.

6

Tú talento también es valioso.

photo: iStock

Quizá eres buena haciendo joyería, tus galletas son para morirse o tienes un don especial a la hora de armar un arreglo de flores, coser una camisa o hasta inventarte un portaretrato. No descartes algo que puedas hacer con tus propias manos.

7

Eso sí, decidas lo que decidas hacer, ni se te ocurra gastar en los envoltorios.

photo: iStock

Agarra cualquier papel, puede ser de periódico, revistas, aluminio o hasta bolsas para llevar los sandwiches y hazle un lazo lindo. Hoy en día las bolsas y el papel de regalo son carísimas.

8

Lo importante es siempre recordar que la persona que recibe el regalo quiere sentir que pensaste en ella.

Qué la conoces y que sabes lo que le gusta. El valor es secundario. Lo que da la felicidad es el cariño con el que se compró y se da.